flotar y desaparecer | fotografías c-print

Esta exposición (2021) presenta una selección de imágenes fotográficas (blanco/negro y color) en las que retrato icebergs de Antártida que se desprenden de enormes glaciares milenarios y flotan a la deriva por los alrededores de la península de Antártida. La muestra plantea cómo nuestro imaginario de futuro se dibuja sin la presencia de paisajes prístinos: la naturaleza “pura” se ha vuelto una idea inviable en esta esfera dominada por la actividad industrial y el impacto humano. Estos parajes nos susurran que aquél mundo polar que ocurre “sin nosotros” y donde gobierna el clima es, paradójicamente, una de las regiones planetarias más amenazadas por la crisis ambiental del antropoceno, contexto que anuncia con una velocidad vertiginosa, nuestra amenaza e incertidumbre como sociedades.

Desde la estética ecológica propongo repensar la singularidad de estos inmensos cuerpo congelados, que deambulan según el viento y las corrientes, mutando y derritiéndose. Una biodiversidad tan salvaje como frágil que ha permanecido en el tiempo sin ser acaso vista, que asombra ya no sólo por su hermosura culturalmente icónica sino, por permitir una perspectiva crítica en torno a la catástrofe ecosocial a nivel global, la vida futura y en especial, a la urgente necesidad de transformación social y política en los modos de convivir, producir y consumir.